Índice nivel B 

Nivel B - Iniciados

Juego nº 13B: La flora en la moneda antigua

 

Los ejemplos de árboles, plantas, ramas, hojas, flores y frutos en la numismática antigua son relativamente abundantes. Entre ellos citaré los siguientes: espigas de trigo o de cebada, granos de cereales, racimos de uvas, palmeras con dátiles, palmitos, olivos, pinos, cipreses, bellotas, piñas, granadas, manzanas, flores de loto, rosas, adormideras (amapolas), anémonas (anemones), ramitas de olivo o laurel, juncos, hojas de roble, de hiedra, apio, higuera o parra, etc. Sin olvidar las conocidas coronas de roble o laurel.

Sobre la fotografía de una frondosa arboleda de castaños de indias que se encuentra en el parque de El Parral (Burgos, España), he colocado cuatro monedas antiguas que nos muestran diversas representaciones vegetales como motivo principal. Concretamente podemos ver el extinguido silfio en floración,  una hoja de vid con sus pámpanos, una espiga de trigo y una ramita de olivo con dos hojas y dos aceitunas.

Estas cuatro monedas son muy antiguas, están datadas entre los siglos V a.C. y I  d.C. Si te preguntara cuál de ellas es la más moderna tal vez te parecería demasiado difícil, pero si digo que fue acuñada en Jerusalén, seguro te resulta más sencillo. Dime entonces... ¿A qué moneda me estoy refiriendo?

 

 

Sobre la fotografía de un emblemático árbol denominado "La Pochota", en realidad una monumental ceiba americana que se encuentra en Chiapa de Corzo (Chiapas, México), he colocado las imágenes de cuatro monedas antiguas que muestran diversos vegetales como motivo principal. En ellas podemos ver una piña, una bellota, tres hojas de palma, un lirio entre dos espigas, una espiga de avena y seis granos de este mismo cereal.

¿Sabrías identificar cuál o cuáles de estas monedas fueron acuñadas en Hispania Citerior?

 

 

Sobre una fotografía del afamado oasis de Tozeur (Túnez), he colocado cuatros monedas antiguas que nos muestran diversas representaciones vegetales como motivo principal. Concretamente podemos ver una rosa (vista desde arriba), una palmera enana o palmito, una hoja de higuera y un pequeño ciprés.

¿Sabrías identificar cuál o cuáles de estas monedas fueron acuñadas en nuestra península Ibérica?

 

 

¿Quieres saber las soluciones?
 

Pregúntale a Mapila (clic en la imagen)

 

Veamos ahora algunos elegidos ejemplos más. (Nota: Las fotografías de los diversos lugares son de mi autoría. La procedencia de las monedas puede verse en los "links" de las correspondientes descripciones).

 

 

Árbol seco del Gran Cañón del Colorado - Arizona (Estados Unidos)

A.- Palmera con dátiles: fracción de estatera cartaginesa (0,75 g) - Cartago, 350-320 a.C.
B.- Rosa y capullos: Didracma de Rodas (6,67 g) - Caria, 304-275 a.C.
C.- Dos espigas de trigo y racimo de uvas: Unidad de Acinipo (8,31 g) - Hispania Ulterior, siglo I a.C.

 

 

Árbol decorado con "ojos turcos" del Parque nacional de Göreme - Capadocia (Turquía)

A.- Haz con seis espigas de trigo: Cistóforo de Augusto (11,76 g) - Éfeso, 25-20 a.C.
B.- Olivo: Áureo de Adriano (7,29 g) - Roma, 119-122 d.C.
C.- Hoja de palma y ramas de vid con dos racimos: Unidad de Ulia (23,20 g) - Hispania Ulterior, s. II a.C.

 

 

Frondosa araucaria con incipientes piñas - San Carlos de Bariloche, Río Negro (Argentina)

A.- Flor de loto: Estatera de Idalion (10,79 g) - Chipre, 470-460 a.C.
B.- Amapola (pistilo): Prutah de Herodes I el Grande (3,21 g) - Samaria, 37 a.C.
C.- Tres semillas de silfio: Dracma de Cirene (4,06 g) - Cirenaica, c. 500-480 a.C.
D.- Hojas de apio (selinon): Didracma de Selinus (8,32 g) - Sicilia, 500-480 a.C.

 

 

Jardines del Gran Palacio Real - Bangkok (Tailandia)

A.- Flor indeterminada con seis pétalos: Áureo de Augusto (8,08 g) - Roma, 19 a.C.
B.- Palmera con dátiles: tetradracma cartaginés (16,97 g) - Cartago, 410-392 a.C.
C.- Palmera y racimo de uvas: Bronce de la Segunda Revuelta Judía (5,83 g) - Jerusalén, 134-135 d.C.

 

 

Palmeras del balneario de Leana - La Fortuna (Murcia, España)

A.- Dos ramas de laurel y una corona de roble: Áureo de Augusto (7,75 g) - Caesaraugusta (?), 19-18 a.C.
B.- Granada: Estatera de Side (10,86 g) - Panfilia, 460-430 a.C.
C.- Hoja de hiedra: Bronce de Orthosia (1,12 g) - Caria, siglos II-I a.C.

 

 

Lilas en floración frente a la catedral de San Isaac - San Petersburgo (Rusia)

A.- Hoja de palmito: Unidad de Laelia (11,92 g) - Hispania Ulterior, siglo II a.C.
B.- Olivo: Bronce de Heliogábalo (11,84 g) - Tiro, Fenicia, 218-222 d.C.
C.- Dos espigas de trigo y dos pistilos de amapola: Denario de Vespasiano (3,51 g) - Éfeso (?), 69-79 d.C.
D.- Anémona con tallo y hojas: Estatera de Tarso (10,49 g) - Cilicia, 370 a.C.

 

Espero que la variedad de representaciones vegetales en la amonedación antigua haya quedado suficientemente reflejada en las imágenes expuestas. Realmente no he pretendido hacer un listado exhaustivo, esto no deja de ser un -pretendidamente didáctico- juego. Entre los ejemplares mostrados cabe destacar el "silphium", una curiosa planta que, debido a su sobreexplotación, se extinguió en el primer siglo de nuestra era.

 

  El extinguido "silphium"  

También conocido como "silphion", silfio o láser, esta planta era similar a un hinojo gigante, probablemente de la familia de las férulas, una planta extinguida que fue descrita por Plinio como de raíz gruesa, con un tallo similar al hinojo, hojas grandes y agrupaciones esféricas de pequeñas flores amarillas en la parte superior.

Las mejores representaciones conocidas del silfio y sus extraordinarias semillas en forma de corazón, podemos verlas en monedas antiguas como las mostradas anteriormente y también en el espectacular tetradracma subastado por Stack's Bowers Galleries (Chicago, 13-08-2013, lote 11121), que figura a continuación.

 
Representación del "silphium" en un tetradracma de Cirene, (Cirenaica, c. 480-435 a.C.)

Esta planta norteafricana fue muy valorada en la antigüedad por sus múltiples usos, siendo usada por egipcios, griegos y romanos como alimento, para elaborar condimentos, perfumes, medicinas y sobre todo como eficaz anticonceptivo (abortivo). Sus usos medicinales fueron muy variados, las diversas partes de la planta se utilizaron para obtener remedios contra la tos, el dolor de garganta, la fiebre alta, la caída del cabello, la indigestión, la lepra, las verrugas, la retención de líquidos, las convulsiones, los dolores e incluso como antídoto contra el veneno. Ciertamente era la "aspirina" de la época.

El comercio del silfio enriqueció durante siglos a la población de la pequeña área de las mesetas costeras de la Cirenaica en las que crecía, pero la dificultad de su trasplante impidió su cultivo en otros lugares, por lo que su escasez no pudo ser solventada y la fuerte demanda originó la sobreexplotación que provocó su extinción a lo largo del siglo I d.C., (se cree que durante el reinado de Nerón).

Dedicado a mi hijo Adrián, en recuerdo de nuestra
inquebrantable búsqueda de árboles monumentales burgaleses.

 


 

¿Quieres aprender más sobre el tema?... Visita:

Francesco Gnecchi: "Appunti di numismatica romana. La fauna e la flora nei tipe monetari"
Flora Ibérica (1) y Flora Ibérica (2) - Silphium: Ancient wonder drug?
El silfio, una planta desaparecida en tiempos del emperador Nerón

 

Juego anterior Índice nivel B Juego siguiente

Febrero de 2011 - Juego creado por: M. Pina         
(Revisado en marzo de 2019)