Índice nivel B 

Nivel B - Iniciados

Juego nº 1B: El panteón de las diosas

 

Este templo está dedicado a las divinidades y alegorías femeninas de la antigua Roma. En él encontrarás las figuras correspondientes a siete reversos de monedas romanas.

¿Sabrás identificarlas?

 

 

¿Quieres saber la solución?

Pregúntale al oráculo (clic en la imagen)

 

   Algunas notas sobre las divinidades romanas  

En el siglo VIII a.C., cuando griegos y fenicios ostentaban la hegemonía en el Mediterráneo, grupos tribales se asentaban en las colinas sobre el río Tíber, en Roma. Eran agricultores y sus dioses eran los llamados numina, conjunto de voluntades divinas, espíritus sin rostro ni forma que se manifestaban en lugares, en objetos y en las fuerzas de la naturaleza. Los primeros romanos integraban la adoración a estos dioses en todos los aspectos de sus vidas.

Los dioses romanos comenzaron a tomar las formas que reconocemos hoy durante la dinastía de los reyes etruscos que gobernaron Roma en el siglo VI a.C. Durante este periodo, el centro del culto era un grupo de tres dioses etruscos que eran adorados en el gran templo de la Colina Capitolina, por lo que vinieron a ser conocidos como la tríada Capitolina. Eran Júpiter (Zeus), Juno (Hera) y Minerva (Atenea).

 

Cuando el poder de Roma creció y empezó a expandirse su Imperio, los romanos adoptaron y pulieron costumbres y deidades de los pueblos que iban conquistando. Las creencias religiosas que más les influyeron fueron las de Grecia. La mayoría de las divinidades del panteón romano son dioses griegos que, con otros nombres, suplantaron a las divinidades locales con algunas raras excepciones.

A medida que Roma fue expandiendo su influencia política y geográfica, continuó asimilando creencias y ritos incluso de las llamadas religiones "misteriosas", como el mitraísmo persa.

El 28 de febrero del año 380 d.C. el emperador Teodosio I decretó el Edicto de Tesalónica, por el cual el cristianismo se convertía en la religión oficial del Imperio Romano. No obstante, los símbolos cristianos ya aparecían en las monedas desde Constantino el Grande.

La extensa lista de divinidades adoptadas hace que la iconografía numismática romana sea de una riqueza abrumadora, no siendo difícil a veces confundir unas deidades con otras. Para evitarlo, cuando las leyendas no son legibles, podemos ayudarnos de nuestro conocimiento sobre los atributos representados, pues son rasgos característicos de sus portadores, tal como vemos en los siguientes enlaces.

 


¿Quieres aprender más sobre el tema?... Visita:

Doug Smith: Personifications - Gods  |  Beast Coins: Deities and personifications
Tesorillo.com: Alegorías - Divinidades

 

Juego anterior Índice nivel B Juego siguiente

Juego creado por: Javi   y mapila