Acuñaciones ibéricas meridionales
y sudlusitanas
 

Amonedaciones en la Península Ibérica
entre finales del siglo III a.C. y mediados del I a.C.

 
Generalidades   Metrología   Iconografía   Cecas y otros aspectos

 


 

Generalidades

Las cecas de Castulo, Obulco y Florentia pudieron iniciar sus emisiones en los inicios del siglo III a.C. alternado los patrones romanos y los turdetanos. En distintos momentos de la segunda mitad de siglo II a.C. se fueron incorporando otras cecas con escritura ibérica meridional, como Ilkalesken o Iltutir.

Ketovion / Beuibum es la única ceca peninsular que usa caracteres sudlusitanos, escritura quizás testimonio tardío de la tartésica y que no ha podido ser descifrada en su totalidad todavía.

Durante los casi dos siglos de emisiones con escritura ibérica meridional en la Ulterior, no se acuña en oro ni plata, pero se emite abundante Ae (tanto unidades como los diferentes divisores), destacando además las emisiones de téseras monetales de plomo en las zonas mineras. Ver: Plomos monetiformes.

Volver arriba


 

Metrología y denominaciones

No existen evidencias documentales para conocer cuál pudo ser el nombre que tuvieron las diferentes monedas de bronce hispano-republicanas de la Ulterior; sin embargo, el escaso número de acuñaciones anteriores a la Segunda Guerra Púnica justifica en cierta medida la impresión de que el modelo a imitar fue el romano.

En las series más antiguas de Castulo y Obulco se empleó el patrón púnico-turdetano con pesos entre 7,5 y 9,5 g para la unidad, 15 a 19 g para el duplo y de 4 a 5 g para el cuarto.

Bajo el sistema sextantal romano se acuñaron algunas series pesadas de Castulo, Obulco y Florentia pero este sistema pronto dio paso al estándar más corriente en la península con pesos mas bajos (unidades de 9,4 g) que van devaluándose al ritmo de la moneda romana. Este sistema se suele relacionar con el semiuncial romano, pero hay que tener en cuenta que la ceca de Roma no acuñó bronce entre el 82 y el 45 a.C. y que el sistema semiuncial apenas se puso en práctica, por ello hoy en día se prefiere hablar del patrón púnico-turdetano.

Ketovion es la única ceca peninsular que usa caracteres sudlusitanos y su metrología también es excepcional, parece adoptar el patrón celtibérico para sus unidades y mitades.

Mención especial merecen los interesantes plomos monetiformes (téseras monetales), la falta de fluidez monetaria trajo consigo en algunos ámbitos mineros (y también agrícolas), emisiones específicas para intentar paliar la escasez de numerario. Son objetos con forma de moneda y valor fiduciario sólo dentro de ciertas zonas en las que la administración les concede esa garantía. Ver: Plomos monetiformes.

Al no acuñar en plata, las denominaciones de la Ulterior se suelen hacer corresponder con el bronce romano, es decir: unidad/as, mitad/semis (1/2 as), tercio/triente (1/3 as), cuarto/cuadrante (1/4 as) y sexto/sextante (1/6 as).

Volver arriba


 

Iconografía y divinidades

Hubiera sido de esperar que los romanos, tras la conquista de Hispania, cortasen de raíz todos aquellos símbolos que tuvieran relación con la cultura púnica o ibérica, sin embargo Roma debió dejar absoluta libertad -al menos en la Ulterior- para el uso de iconografía ajena.

La imagen de la diosa púnica Tanit se muestra en las unidades de Obulco, mientras el arado, la espiga y el yugo son repetidos en sus reversos, pareciendo indicar la faceta agraria de la divinidad fructífera púnica (Tanit). Sus divisores emplean signos animales: caballo, toro, jabalí y águila.

Representaciones de Melkart, Herakles, Neptuno en el anverso, y atunes, delfines o hipocampos en el reverso se muestran en la ceca turdetana de Ketovion en una similitud muy clara con la importante ciudad fenicia de Gades.

Cabeza apolínea y esfinge orientalizante para las unidades y jabalíes o toros para los reversos, decoran las abundantes emisiones de Castulo y su zona de influencia, mereciendo especial mención una de sus últimas monedas en la que una figura femenina cabalga sobre un toro, en una singular representación hispana del mito del rapto de Europa.

Volver arriba


 

Cecas, epigrafía, marcas de valor, reacuñaciones e imitaciones

Alrededor de doce cecas ibéricas meridionales (alguna de ellas de ubicación incierta) y tan solo una sudlusitana, acuñaron entre finales del siglo III a.C. y mediados del I a.C., en el sur de la Península Ibérica. Para más información, ver las páginas de: Cecas ibéricas meridionales y sudlusitanas.

La escritura íbera meridional podría ser la escritura de los turdetanos, es una de las lenguas más antiguas de la península y se extendió por gran parte de lo que hoy es Andalucía. Solo un puñado de cecas acuñaron utilizando este alfabeto entre las que destacan Kastilo/Castulo, Ibolka/Obulko e Ikalesken, si bien esta última debió haber estado situada en la Citerior.

Una sola ceca Ketovion/Salacia emplea la enigmática escritura sudlusitana, escritura quizás testimonio tardío de la tartésica y que no ha podido ser descifrada en su totalidad todavía.

Diversos símbolos son considerados marcas de acuñación y nos sirven para identifican las diferentes series. Entre ellos, la mano, el delfín y el creciente fueron utilizados en los anversos de las monedas de Castulo. Cabe la posibilidad que el signo ko utilizado en la serie 3ª de Castulo sea una marca de valor de la unidad (as) ya que en esa misma serie aparece el símbolo s en los semis.

Las reacuñaciones sobre bronces de otra ceca fueron bastante frecuentes en la Hispania Ulterior y gracias a ello podemos conocer hoy en día datos interesantes sobre la cronología relativa a ciertas emisiones. La moneda de Castulo fue reacuñada en Abdera, Acinipo, Carisa, Dipo, Ilipa e Ilturir y las piezas de Obulco sirvieron como cospeles en Abdera, Acinipo, Carisa, Ilipa y Castulo.

El fenómeno de imitación del numerario de bronce tuvo gran repercusión en el área de la Hispania Ulterior. Las imitaciones de los divisores de Castulo y Obulco no se limitaron a su área de influencia sino que se extendieron por toda Andalucía, llegando a alcanzar incluso a Extremadura.

Volver arriba

 


 

 

Cecas ibéricas meridionales
Cecas sudlusitanas