Índice nivel C 

Nivel C - Intermedio

Juego nº 9C: Las monedas de oro romanas

 

Aquí tienes a seis importantes dominas (damas) romanas luciendo suntuosas joyas en sus refinados peinados. Aunque se trata de monedas de apariencia similar, sus nombres varían, pues muchos años y varias reformas monetarias las separan.

 En estos seis ejemplos encontrarás las dos únicas denominaciones que las unidades monetarias de oro mantuvieron durante más de mil años (a lo largo de los imperios romano y bizantino). Estas unidades fueron: el aureus o áureo, desde el dictador republicano Sila (84-83 a.C.) hasta el emperador Constantino Magno (313-318), y el solidus aureus o sólido, desde Constantino Magno (313-318) hasta el emperador bizantino Nicéforo II (963-964).

Diferencia unas monedas de otras separando los sólidos de los áureos.

 

 

¿Quieres saber la solución?

Pregúntale al oráculo (clic en la imagen)

 

  Algunas notas sobre las monedas de oro romanas  

Inicialmente denominado nummus aureus o denarius aureus, el áureo fue la unidad monetaria romana de oro, emitiéndose desde el siglo I a.C. hasta el siglo IV d.C., cuando sería sustituido por el sólido. En un principio, el áureo era raramente acuñado, pero tras el ascenso al poder de Julio César se empezaría a emitir con más frecuencia.

Siempre con un valor de 25 denarios de plata, inicialmente en tiempos de Sila (84-83 a.C.) el peso del áureo se aproximaba a los 11 g, pero con las sucesivas reformas su peso fue disminuyendo. Rondaba los 9 g en tiempos de Pompeyo, 8,1 g con Julio César, 7,79 g con Augusto, 7,27 g en tiempos de Nerón y 6,54 g con Caracalla. A partir de entonces la crisis monetaria del imperio se agudizó llegando a pesar tan solo 4,67 g durante el reinado de Claudio II. Poco después, Aureliano incrementaría su peso hasta 6,54 g, pero una década más tarde, durante el reinado conjunto de Carino y Numeriano, de nuevo disminuyó hasta los 4,67 g. Por fin, la reforma de Diocleciano estipuló 60 piezas por libra, es decir  5,45 g.

 

Casi cuatro siglos después de su nacimiento, durante la reforma llevada a cabo por Constantino Magno (313-318), el áureo dejó de acuñarse dando paso a una nueva unidad monetaria de oro de 4,54 g denominada solidus aureus (sólido), exitosa moneda que se mantuvo (salvo rarísimas excepciones) prácticamente inalterable en su peso y sin cambiar de nombre, durante más de seis siglos.

El área de circulación del sólido se vio reducida con la caída del Imperio Romano de Occidente, pero esta moneda pervivió durante buena parte del Imperio Bizantino, concretamente hasta que el emperador bizantino Nicéforo II (963-964) la reemplazara por una nueva moneda de oro llamada histamenon nomisma, cuyo peso era inicialmente de 4,40 g.

 


¿Quieres aprender más sobre estos temas?... Visita:

Algunos tipos de monedas antiguas - Sistema monetario romano
La acuñación de oro en la Antigüedad - Il sistema monetario dell'età imperiale

 

Juego anterior Índice nivel C Juego siguiente

Juego creado por: M. Pina    y Javi