Índice de artículos
 

MARCAS, CONTRAMARCAS Y REACUÑACIONES
EN LAS MONEDAS DE LA ANTIGÜEDAD

(PARTE 1)

 

Índice

 

PARTE 1

  •   Antecedentes de las contramarcas
  •   Contramarcas
  •   Links recomendados

  VER  PARTE 2  

  • "Damnatio Memoriae"
  •   Marcas de prueba
  •   Grafitos
  •   Reacuñaciones
  •   Otras marcas
  •   Falsificaciones

  VER  PARTE 3  

  •   Ejemplos de monedas antiguas contramarcadas

 

Antecedentes de las contramarcas

Los primeros punzones no se utilizaron para contramarcar las monedas, sino para fabricarlas. Esto sucedió simultáneamente (entre los siglos VII y V a.C.) en la antigua Grecia y en la antigua India. Es destacable el hecho de que antes de entrar teóricamente en contacto (las conquistas de Alejandro Magno son algo muy posterior), diríase que -junto con China- las tres zonas inventaron la moneda por separado.

Lo cierto es que las primeras monedas que figuran a continuación (ver ejemplos nº 1 y 2) demuestran que, en dichas distantes áreas geográficas, se utilizaron similares procedimientos de fabricación e incluso se compartieron diseños. Ambas monedas muestran animales acompañados de algunos símbolos astrales conseguidos con diversos punzones, pero no pueden considerarse contramarcas sino precursoras de las mismas, ya que forman parte del proceso de fabricación de la moneda, mientras que las contramarcas son siempre algo efectuado posteriormente.

 
- 1 -   - 2 -
 
  Ejemplo nº 1  

Estatera de electro de 14,08 g, acuñada en Miletos (Jonia) a principios del siglo VI a.C. Los motivos del reverso no pueden considerarse resellos sino precursores de los mismos, forman parte del proceso de fabricación de la moneda, mientras que las contramarcas son siempre algo efectuado posteriormente.

Imagen: Stack´s
 
  Ejemplo nº 2  

Karshapana de Magadha. Moneda de plata rectangular de 20 x 14 mm y 3,4 g acuñada entre los años 445 y 413 a.C. en antiguo reino de Magadha del norte de la India. Del mismo modo que en la moneda anterior, estos bonitos motivos del anverso no pueden considerarse propiamente resellos.

Imagen: Tesorillo.com
 

Contramarcas

Cuando hablamos de las monedas contramarcadas en el Mundo Antiguo tendemos a pensar en la Antigua Grecia y el Imperio Romano. Cierto es que en dichas culturas el resellado de monedas fue muy relevante, pero no es menos cierto que otros muchos pueblos utilizaron las contramarcas con fines similares. La lista sería muy larga, solamente la antigua amonedación hispánica presenta alrededor de 200 tipos de contramarcas (ver: "Contramarcas en las monedas de Hispania Antigua"). El propósito de este artículo es simplemente el de mostrar algunos ejemplos para intentar reflejar la variedad y la complejidad que tuvo el fenómeno de las contramarcas en la Antigüedad. Para más información, ver los trabajos recomendados al final, en el apartado de "links".

Este tema numismático encierra un añadido interés histórico, detrás de las decisiones de resellar o contramarcar monedas existieron acontecimientos sociales tales como guerras, epidemias o crisis económicas que determinaron la necesidad de crear o aumentar el numerario circulante. Para remediar estas situaciones se recurrió al resellado de moneda, propia o extraña. El contramarcado es una forma rápida y barata de convertir monedas foráneas en propias, reteniendo las piezas para circular en el ámbito de aquel que las resella. En otros casos fue una operación para revaluar, devaluar o legalizar monedas, e incluso a veces un simple acto de propaganda. Pero la función del contramarcado debió de ser mucho más amplia, existen multitud de tipos de resellos que están presentes en diferentes amonedaciones, culturas o épocas. Lo cierto es que desconocemos aún el origen o significado de gran parte de las contramarcas.

La estampación de contramarcas fue un fenómeno geográficamente muy extendido en el mundo antiguo. Podemos encontrar abundantes monedas reselladas desde las lejanas tierras de la península Arábiga (ver ejemplo nº 3) hasta la península Ibérica (nº 6), pasando por el norte de África (nº 4) o las islas griegas (nº 5).

- 3 - - 4 - - 5 - - 6 -
 
  Ejemplo nº 3  

Tetradracma de imitación a Atenas. Moneda de plata de 16,62 g acuñada entre los siglos V y IV a.C. en ceca oriental indeterminada. El resello del anverso presenta la letra "K" en arameo, lo que sin duda posibilitó su circulación entre los pueblos de la península Arábiga.

Imagen: Stack's Bowers Galleries
 
  Ejemplo nº 4  

Bronce autónomo de 11,40 g y 24-25 mm, acuñado en Caesarea (Mauretania, 25 a.C. - 40 d.C.) y contramarcado en su anverso con una cabeza de águila. La particularidad de este ejemplo estriba en ser la única moneda de una ceca norteafricana (que yo conozca) que se encuentra contramarcada con la típica cabeza de águila de la Hispania Tarraconense. Ver: "AE norteafricano contramarcado con la "cabeza de águila" de la Tarraconense".

Imagen: Tesorillo.com
 
  Ejemplo nº 5  

Bronce de Dionysopolis (Tracia). Moneda de 23 mm y 6,2 g acuñada a finales del siglo III a.C. en Dionysopolis y contramarcada con dos resellos espectaculares que, en pequeños círculos de tan solo 6,5 mm de diámetro, representan perfectamente a Deméter con velo y Atenea con casco.

Imagen: Tesorillo.com
 
  Ejemplo nº 6  

Denario ibérico. Moneda de plata con la leyenda a.ŕ.e.ko.ŕ.a.ta, acuñada a comienzos del siglo I a.C. en una ceca de localización incierta (situada en la zona berona del norte de Hispania). El punzón circular o cónico que muestra el anverso es de aplicación muy extendida en la Galia, pero también se empleó sobre distintos valores de plata y bronce ibéricos.

Imagen: www.identificacion-numismatica.com
 

Veamos algunos ejemplares romanos. Con el nº 7 figura un as de Augusto acuñado en Bilbilis que muestra una contramarca "dibujada", una curiosa cabeza de águila hecha artesanalmente, uniendo pequeños trazos.

En el ejemplo nº 8 tenemos un as de Cneo Pompeyo (46-45-d.C.) que fue validado varias décadas después, durante el siglo I d.C., probablemente entre los reinados de Augusto y Tiberio. Del mismo modo, más de un siglo después de su acuñación, Vespasiano, el emperador que acabó con la Guerra Civil del fatídico año 68 d.C., rehabilitó mediante el resello "IMP VES" algunos denarios del anterior numerario republicano (ver moneda nº 9).

A mediados del siglo I d.C. la escasez del numerario de bronce facilitó la aparición de imitaciones de sestercios, copias locales que en ocasiones fueron contramarcadas por la autoridad romana para legalizar su circulación como dupondios (ver nº 10). Bueno al menos esa es la explicación más habitual para la contramarca DV, ahora bien, veamos esta moneda con más detenimiento, pesa tan solo 9,61 g y su factura es muy tosca, por lo que no parece lógico que alguien de forma oficial la validara como dupondio. Los trazos de la contramarca son muy irregulares, más bien parece que fueran los propios pueblos fronterizos del Danubio los que intentaran revalidar la moneda usando una falsa contramarca DV.

- 7 - - 8 - - 9 - - 10 -
 
  Ejemplo nº 7  

As provincial de Augusto de 12,80 g y 28-29 mm, acuñado en Bilbilis (2 a.C. - 14 d.C.), que nos muestra una contramarca singular, una cabeza de águila hecha artesanalmente, uniendo pequeños trazos. Entiendo que no este manejo no fue realizado en la ceca oficial sino que fue obra de particulares (¿legionarios?), lo que tal vez nos da a entender lo importante que podía ser para ellos tener un resello legionario en sus monedas.

Imagen: Tesorillo.com
 
  Ejemplo nº 8  

As de Cneo Pompeyo. Moneda de bronce de 14,92 g acuñada posiblemente en Corduba (Hispania Ulterior), entre los años 46-45 a.C. El anverso presenta las letras P R, lo que nos hace pensar que la moneda fue resellada varias décadas después, durante en el siglo I d. C (probablemente entre los reinados de Augusto y Tiberio).

Imagen: Tesorillo.com
 
  Ejemplo nº 9  

Denario de la república Romana. Moneda de plata de 3,67 g acuñada en Roma (56 a.C.) por Lucius Marcius Philippus. El anverso presenta la letras IMP VES lo que indica que la moneda fue resellada en tiempos del emperador Vespasiano, unos 125 años después de su emisión.

Imagen: Jean Elsen
 
  Ejemplo nº 10  

Sestercio de imitación local (9,61 g / 25-29 mm) que copia las monedas de restitución de Claudio con Spes en el reverso que fueron acuñadas en tiempos de Domiciano y Tito. Moneda de bronce acuñada a finales del siglo I d.C. por los pueblos célticos en una ceca indeterminada de la frontera del Danubio.

En la segunda mitad del siglo I d.C., algunas imitaciones como la aquí mostrada, fueron legalizadas por el Imperio mediante resellos DV indicando su aceptación con el valor de dupondio. Sin embargo, en este caso y dado el bajo peso de la moneda y la mala factura del resello, lo más probable es que la contramarca sea también falsa.

Imagen: Tesorillo.com
 

Otro claro ejemplo de aprovechamiento de la moneda ajena lo tenemos siglos después, en tiempos de los pueblos germánicos. Las monedas de bronce de Vespasiano, Galba, etc. fueron reutilizadas cuatro siglos más tarde por los ostrogodos, simplemente marcándolas con el valor de 42 nummi (ver ejemplo nº 11). Ver: Early Roman imperial coins countermarked in late antiquity.

La moneda nº 12 es un as republicano anónimo (?) contramarcado con cuatro resellos "CR". Cuatro contramarcas iguales en una moneda resulta algo tan inusual en Hispania, que he descrito el tema en el siguiente artículo: Dos piezas singulares: Un enigmático uso de la contramarca "CR"

Las dos siguientes monedas presentan unas contramarcas utilizadas en las regiones orientales del Danubio (Moesia) que tienen la particularidad de intentar revalidar numerario no oficial de cualquier manera (en ocasiones de forma fraudulenta). Mediante la utilización de cinco resellos sobre una pieza tan baja en peso que difícilmente podría circular como as la moneda nº 13, o usando un resello falso (retrógrado) como el de nº 14. Este tipo de resellos, que son seguramente de tiempos de Calígula (Tiberius Claudius Augustus), o menos probablemente de Tito (Titus Caesar Augustus), fueron utilizados profusamente en las regiones del Danubio (Moesia).

- 11 - - 12 - - 13 - - 14 -
 
  Ejemplo nº 11  

As del Imperio Romano. Moneda de bronce de 10,93 g acuñada en Roma (69-79 d.C.) a nombre de Vespasiano. Los numerales XLII fueron grabados toscamente cuatro siglos más tarde por los pueblos germánicos para que las monedas pudieran circular con el valor de 42 nummi. La mayoría de autores indican que este tipo de contramarcas son de los ostrogodos, pero algunos otros apuntan a los vándalos.

Imagen: Classical Numismatic Group
 
  Ejemplo nº 12  

As republicano anónimo (?). Moneda de bronce (33,87 g / 28-31 mm) contramarcada seguramente en tiempos de Augusto con cuatro resellos idénticos del tipo CR (Guadán 77, RPC 44). ¿Prueba de cuño?

Imagen: Tesorillo.com
 
  Ejemplo nº 13  

As de imitación del Imperio Romano. Moneda de bronce (6,72 g / 27-28 mm) acuñada posiblemente en tiempos de Augusto o Tiberio. Su bajo peso nos indica que no es una emisión oficial y por lo visto, en un intento de asegurar su circulación, pusieron nada menos que cinco contramarcas distintas: AVG, CAE, TI.C, TI.CAE y PP. Este tipo de resellos pertenecen a tiempos de Calígula o tal vez algo posteriores (Tito) y fueron utilizados en las regiones orientales del Danubio (Moesia).

Imagen: Agora Auctions
 
  Ejemplo nº 14  

As de imitación del Imperio Romano. Moneda de bronce (11,5 g / 24-25 mm) acuñada posiblemente en tiempos de Augusto o Tiberio. Su bajo peso nos indica que no es una emisión oficial. En una de sus caras esta moneda presenta una interesante contramarca no oficial (retrógrada): TI.C.A. Resello seguramente de tiempos de Calígula (Tiberius Claudius Augustus), o menos probablemente de Tito (Titus Caesar Augustus).

Imagen: Tesorillo.com
 

En ocasiones la contramarca era tan grande que representaba una verdadera reacuñación. En realidad ambos fenómenos -reacuñación y contramarcado- tienen el mismo objetivo de conseguir moneda propia. La escasez del numerario circulante, propiciada por épocas de inestabilidad o guerras y la necesidad de abastecer a la tropa, fueron las causas fundamentales de estas prácticas.

Los bronces griegos de Akragras, contramarcados alrededor del año 400 a.C., y las monedas bizantinas contramarcadas por Heraclio (630-640 d.C.), constituyen dos ejemplos -distantes mil años entre sí- de reutilización de monedas en la isla de Sicilia. (Ver monedas nº 15 y 18).

Un extraordinario contramarcado lo podemos ver en la moneda griega nº 16. Se trata de un didracma de Sinope que nos muestra una clara contramarca con la imagen de Helios en su anverso, mientras que en el reverso -y coincidiendo en la posición de Helios- vemos el busto de Zeus en positivo, es decir reacuñado. Creo que ambos cuños debieron de ser aplicados a la vez, entiendo que calentado previamente la moneda y aplicado fuertemente la contramarca del anverso para que la plata fluyera en el reverso y rellenara el pequeño cuño de Zeus allí colocado. El procedimiento debió de ser muy elaborado (no conozco caso similar en ninguna otra amonedación antigua), pero los resultados son ciertamente espectaculares.

 Veamos ahora el singular "resello doble" en forma de anillo del ejemplo nº 17, que se aplicó en algunos bronces provinciales de Sardes (Tiberio), sobre ambas caras a la vez, constituyendo en realidad una verdadera reacuñación.

- 15 - - 16 - - 17 - - 18 -
 
  Ejemplo nº 15  

Hemilitrón de Akragas (Sicilia). Moneda de bronce de 16,52 g, reacuñada mediante una contramarca de Herakles sobre el anverso una moneda griega anterior de dicha ceca. Estas reacuñaciones se datan en  la terrible época que vivió la ciudad después de ser destruida por los cartagineses (405-392 a.C.).

Imagen: Dr. Busso Peus
 
  Ejemplo nº 16  

Didracma de 8.27g acuñada en Sinope (Paflagonia), entre los siglos III-II a.C., que muestra una bonita contramarca con la cabeza de Helios en su anverso y una especie de reacuñación del busto de Zeus (grabada en positivo) en su reverso.

Imagen: Gerhard Hirsch
 
  Ejemplo nº 17  

Emisión de tiempos del emperador Tiberio en honor de sus sucesores: Germánico y Druso. Moneda provincial de bronce (9,8 g / 28 mm) acuñada en Sardes (Lydia), entre los años 23-26 d.C., y posteriormente contramarcada por el procónsul Asinius Pollio en 28-29 d.C. El procónsul Asinius Pollio tuvo una idea genial para emitir moneda a su nombre, utilizó las monedas en circulación por la zona (del tipo RPC 2994) y prácticamente las reacuñó, las contramarcó todo alrededor en ambas caras, incluyendo una nueva leyenda con su nombre en el reverso, pero desde luego, teniendo especial cuidado en mantener intacta la leyenda imperial del anverso.

Imagen: Tesorillo.com
 
  Ejemplo nº 18  

Follis bizantino. Moneda de bronce de 32 mm y 17,89 g contramarcada entre los años 630-640 en ceca indeterminada de Sicilia, durante el reinado conjunto de Flavius Heraclius y su hijo Heraclius Constantinus.

Imagen: Naville Numismatics
 

Mención especial merece la imaginación de los pueblos indo-partos, quienes a finales del siglo I a.C. no solo se limitaron a copiar las monedas de su vecino, el rey de Partia Phraates IV, sino que incluyeron en el cuño (como parte de su diseño) la contramarca de Eukratides que solía aparecer en dichas monedas (ver nº 19).

Las monedas de oro no se contramarcaron en la Edad Antigua, la aceptación del oro estaba asegurada con o sin contramarcas, hubiera sido emitido cuándo, por quién y dónde fuera. De todas formas, en la Edad Media ya empezamos a ver algunos ejemplos como el de la moneda nº 20, un tremissis de Teodosio II (408-420 d.C.) que fue contramarcado en ambas caras seguramente siglos después. La moneda de oro bizantina que figura con el nº 21 también estuvo siglos en circulación, fue contramarcada a principios del siglo XVIII, cerca de siete siglos después de haber sido emitida.

- 19 - - 20 - - 21 -
 
  Ejemplo nº 19  

Dracma indoparto (Magdiana o Sogdiana). Moneda de plata de 3,42 g que imita las monedas partas de Phraates IV (38-2 a.C.) y presenta una remarcable particularidad, el resello de Eukratides que suele aparecer sobre la emisión original ha sido incorporado en esta copia al diseño de la moneda... ¡está grabado en el cuño! Seguramente con ello intentaron aumentar la aceptación de esta moneda.

Imagen: Pars Coins
 
  Ejemplo nº 20  

Tremissis de Teodosio II (1,46 g) acuñado en Constantinopla (408-420 d.C.) que fue contramarcado -seguramente siglos después- con una contramarca doble en forma de roseta que es similar en ambas caras.

Imagen: Gorny & Mosch
 
  Ejemplo nº 21  

Histamenon nomisma del emperador bizantino Constantino IX (1042-1055 d.C.) que fue contramarcado en su reverso siete siglos después, en tiempos del califa otomano Ahmed III (1703-1730 d.C.), es decir, que esta moneda estuvo circulando al menos siete siglos, o tal vez más.

Imagen: Fritz Rudolf Künker
 

Los pueblos heftalitas (o hunos blancos) durante el siglo VIII (ver ejemplo nº 22) y los islámicos de la dinastía urtúquida de Mardin en el siglo XII (nº 23), constituyen dos muestras del uso de las contramarcas en las culturas orientales durante la Edad Media.

Pero no solo contramarcaron sus propias monedas o las de sus vecinos, también lo hicieron con las monedas antiguas que aún estaban en circulación. En el ejemplo nº 24 vemos un as provincial de Antonino Pío (siglo II d.C.) que fue contramarcado con caracteres árabes algunos siglos después, seguramente durante la expansión del Islam (siglo VIII).

- 22 - - 23 - - 24 -
 
  Ejemplo nº 22  

Dracma de los pueblos nómadas centro-asiáticos. Moneda de vellón de 2,21 g acuñada entre los años 710-720, por los hunos blancos (pueblos heftalitas) en Kapisa / Kabul.  Destaca el bonito resello circular, cuya marca se ve perfectamente en el reverso al ser una moneda muy fina

Imagen: Classical Numismatic Group
 
  Ejemplo nº 23  

Dírham del reino Urtúquida de Mardin. Moneda de 28-29 mm y 14,5 g acuñada en Mardin, entre los años 1122-1152, durante el reinado de Husam al-Din Timurtash. Contramarca en árabe indicando Najm al-din, hecha por su sucesor Najm al-din Alpi. En el siglo XII, los urtúquidas de Mardin emitieron monedas de bronce recuperando las antiguas iconografías griega y romana, siendo habitual en ellas el uso de contramarcas con caracteres arábigos. (Ver juego: La llegada del Islam").

Imagen: Tesorillo.com
 
  Ejemplo nº 24  

As provincial romano, acuñado a mediados del siglo II a.C. a nombre de Antonino Pío, en la ceca oriental de Antioquía. Podemos observar que varios siglos después fue contramarcado con un resello islámico, seguramente durante el siglo VIII, coincidiendo con las expansión del Islam.

Imagen: www.romancoins.info
 

Los ejemplos más llamativos de esta sinopsis de contramarcas son claramente los tres siguientes. Aunque en realidad deben de ser errores o resellados fraudulentos, puesto que en Castilla nunca se reglamentó el resellado de las monedas obsoletas.

En la moneda nº 25 vemos dos resellos de 6 maravedíes aplicados en Sevilla, en tiempos de Felipe IV (1636), sobre una moneda del Bajo Imperio romano, concretamente sobre una fracción de centenional a nombre del césar Constancio Galo (353-354 d.C.), del tipo FEL TEMP REPARATIO. Lo que indica que esta pequeña moneda se reselló (y por lo tanto se utilizó) casi 1300 años después. Todo un record que, sin embargo, es superado por las dos monedas que veremos a continuación.

Con el nº 26 vemos dos resellos de 12 maravedíes aplicados en Granada, en tiempos de Felipe IV (1636), sobre una moneda del Alto Imperio Romano, concretamente sobre un as de Domiciano acuñado en Roma durante el año 85 d.C. Es decir, que esta moneda se reselló exactamente 1551 años después de haber sido acuñada.

Finalizaré esta exposición con la moneda nº 27, en ella se ven dos resellos de una ceca indeterminada, que también son de tiempos de Felipe IV (1658-59). Este ejemplar es un as de la segunda mitad del siglo I a.C. (posiblemente augústeo) de la ceca hispanorromana de Segovia, lo que significa que las contramarcas fueron estampadas nada menos que alrededor de 1700 años después de haber sido emitida la moneda. ¡1700 años! Esto sí que es todo un record, al menos que yo sepa. (Por lo visto, a lo largo del siglo XVII se resellaba en Castilla -a veces de forma fraudulenta- todo lo que se tuviera a mano, no sería de extrañar que nos encontráramos con algún as republicano de Jano, resellado por los Austrias más de 1800 años después).

- 25 - - 26 - - 27 -
 
  Ejemplo nº 25  

Fracción de centenional del césar Constancio Galo. Moneda de bronce del tipo FEL TEMP REPARATIO acuñada entre los años 353-354 d.C. en ceca indeterminada. Casi 1300 años después, en tiempos de Felipe IV (1636), esta pequeña moneda fue resellada en Sevilla con el valor de 6 maravedíes.

Imagen: Ediciones Yaco (Facebook, 25-04-2015)
 
  Ejemplo nº 26  

As del emperador romano Domiciano. Moneda de bronce acuñada en Roma en el año 85 d.C. Exactamente 1551 años después, en tiempos de Felipe IV (1636), esta moneda romana fue resellada en Granada con el valor de 12 maravedíes.

Imagen: Bibliothèque Nationale de France
 
  Ejemplo nº 27  

As hispanorromano de Segovia (Hispania Citerior), acuñado posiblemente en los primeros tiempos de Augusto y resellado aproximadamente 1700 años después, en tiempos de Felipe IV (1658-59), seguramente con el valor de 4 maravedíes. Sin duda todo un record en la reutilización de monedas.

El descubrimiento de este curioso ejemplar fue obra de "Magoness", un estudioso de la ceca de Segovia que en febrero de 2013 presentó la moneda en el Foro de Denarios.org. Debo agradecerle especialmente que me permita mostrar de su hallazgo, dado que él mismo está preparando un estudio monográfico de dicha ceca, que aún no ha sido publicado.

Nota de diciembre 2013: En la Gaceta Numismática nº186, Néstor F. Marqués González (Magoness) ha publicado un artículo sobre esta moneda con el título: "La moneda falsa en la crisis del siglo XVII. Un resello de 1658-59 sobre una moneda de la ceca latina de Segovia".

Imagen: www.denarios.org
(Composición con imágenes de: www.maravedis.net y www.rgonzalez.blogspot.es)
 

Links recomendados



- Contramarcas en las monedas de Hispania Antigua: www.tesorillo.com
- Galería de contramarcas hispánicas I: www.tesorillo.com
- Galería de contramarcas hispánicas II: www.tesorillo.com
- Galería de contramarcas hispánicas III: www.tesorillo.com
- Galería de contramarcas hispánicas IV: www.tesorillo.com
- Galería de contramarcas hispánicas V: www.tesorillo.com
- Galería de contramarcas hispánicas VI: www.tesorillo.com
- AE norteafricano contramarcado con la "cabeza de águila" de la Tarraconense: www.tesorillo.com
- Dos piezas singulares: Un enigmático uso de la contramarca "CR": www.tesorillo.com
- Monedas hispánicas contramarcadas I: www.tesorillo.com
- Monedas hispánicas contramarcadas II: www.tesorillo.com
- Monedas hispánicas contramarcadas III: www.tesorillo.com
- Monedas contramarcadas (periodo republicano): www.tesorillo.com
- Monedas contramarcadas (Augusto): www.tesorillo.com
- Monedas contramarcadas (Tiberio): www.tesorillo.com
- Monedas contramarcadas (Claudio): www.tesorillo.com
- Marcas, contramarcas y monogramas en las monedas bizantinas: www.tesorillo.com
- Breve introducción a los resellos: www.resellos.com
- Las monedas punzonadas de la antigua India: www.resellos.com
- El resello español del siglo XVII: 1 -  2 -  3
- Los resellos de las repúblicas americanas sobre moneda española
- Contramarcas durante la Guerra de Independencia de México
- Resellos de Centroamérica: www.oscardelacruzs.com
- Resellos de Filipinas: www.resellos.com
- Resellos políticos: www.facebook.com/resellospoliticos


- Collezione Pangerl Contromarche Imperiali Romane
- The Roman Countermarks, a brief introduction: www.accla.org
- Museum of Countermarks on Roman Coins: www.romancoins.info
- Alphabetical List of Countermarks: www.romancoins.info
- Early Roman imperial coins countermarked in late antiquity: www.oudgeld.com
- Roman Provincial Countermarks
- Galleries of Countermarks


- Les contremarques sur les monnaies de l'empire romain: www.fredericweber.com
- Contremarques et monnaies contremarquees: www.sacra-moneta.com
- Les contramarques de Nîmes: www.as-de-nimes.fr


Madrid (España), 15 de abril de 2009
(Última revisión: 15 de abril de 2016) - Manuel Pina  

 

VER  PARTE 2
VER  PARTE 3

 

 


Otros artículos / libros de

Tesorillo.com
 
Alegoría de Hispania
Algunas imitaciones singulares:
El caso de la enigmática evolución de los AE2 del tipo REPARATIO REIPVB
Algunos denarios forrados singulares
Apertura de la exposición Edouard Louvet - BCP (Lima)
Catálogo de las monedas romanas emitidas en el siglo IV durante los Festivales de Isis
Catalogue of Festival of Isis Coinage. Rome, fourth century A.D.  
Cecas del Bajo Imperio romano (313-498)
Contramarcas en las monedas de Hispania Antigua
Dificultades que plantea el estudio de la historia monetaria sueva
Dos piezas singulares: Un enigmático uso de la contramarca "CR"
Errores y defectos en la numismática antigua
¿Es falso mi denario? Guía para la autentificación de las monedas de plata de la Antigüedad
Estateras de plata de los sátrapas persas de Tarsos (Cilicia)
Galería de bronces del Bajo Imperio
Galería de contramarcas hispánicas
Galería de bronces del Bajo Imperio
Galería de contramarcas hispánicas
Guía de identificación de las monedas de bronce del Bajo Imperio romano
Identifying Late Roman Bronze Coins  
Introducción a la numismática antigua
Jinetes sin escudo. Las representaciones ecuestres de la Citerior
Juegos de numismática antigua
La acuñación de oro en la Antigüedad
La moneda romana: Su clasificación y estudio por medio de Internet (UNED - Mérida)
Lanuvium: cuna de siete familias de monederos republicanos
Las Casas de Moneda españolas en América del Sur
Las monedas bilingües en la Antigüedad
Las monedas de "Iberia-Hispania-Spania"
Las monedas forradas en la Antigüedad
La traducción de las palabras codificadas: AEQVITI, IOBI y HPKOYΛI
Last Civic Coinages of The Roman Empire (c. 312 A.D.)  
Los animales en la moneda antigua
Mapas históricos del Bajo Imperio romano
Marcas, contramarcas y monogramas en las monedas bizantinas
Marcas, contramarcas y reacuñaciones en las monedas de la Antigüedad
Nuevo denario de las Guerras Civiles (68-69 d.C.)
Presentación de Tesorillo.com en la revista "El Quinzet" - PDF
Representaciones arquitectónicas en las monedas de Hispania
Sistemas de representación arquitectónica en la numismática romana
Técnicas instrumentales aplicadas a la metalurgia numismática
Últimas acuñaciones cívicas del Imperio Romano (c. 312 d.C.)
Una moneda singular:
AE norteafricano contramarcado con la "cabeza de águila" de la Tarraconense
Una moneda singular: ¿Cuántos siglos separan al emperador de su león rampante?