Índice de artículos

 

Lanuvium

Cuna de siete familias de monederos republicanos

Eduardo Dargent

 

Lanuvium, la actual Lanuvio, fue una antigua ciudad situada en los montes Albanos en el Lacio, a unos 30 kilómetros de Roma. La leyenda, trasmitida por Dionisio de Halicarnaso, cuenta de su origen:

"Mientras Eneas y sus compañeros troyanos estaban ocupados construyendo la ciudad, notaron un incendio en el bosque circundante. Este estaba siendo causado por una loba que llevaba trozos de leña seca y lo arrojaba al fuego para alimentarlo mientras que este era avivado por un águila que batía sus alas. Un zorro vanamente trataba de extinguir el fuego empapando su cola en un arroyo cercano, pero tras una larga lucha con la loba ésta ganó y el zorro tuvo que escapar. Eneas dedujo de esto que la nueva colonia se volvería famosa pero tendría que luchar con sus celosos vecinos a quienes al final vencería demostrando así el destino de los romanos." [1]

Según el mismo autor, los ciudadanos de Lanuvium, en recuerdo de este prodigio, levantaron dos estatuas, una de la loba y otra del águila.

Esta ciudad fue origen de siete familias de monederos que durante la república dejaron un interesante legado de piezas acuñadas en las que se recuerda el origen mitológico de Lanuvium y los cultos religiosos que en ella se llevaban a cabo. Aquí se tratará no sobre todas las monedas producidas por los monederos de estas familias sino sólo de aquellas que se relacionan con los mitos de la ciudad.

Las siete familias fueron: Cornuficia, Mettia, Papia, Procilia, Renia, Roscia y Thoria, y de estas sólo Cornuficia y Renia acuñaron además de plata, otros metales. Conuficia acuñó un áureo y Renia dos de bronce. Las otras han dejado únicamente monedas de plata. Cohen anota una de oro de Marcus Mettius, pero en su disertación sobre las monedas de oro de César deja claramente sentada su duda sobre la autenticidad de la misma [2]. Esta duda de Cohen se confirma en la circunstancia de que esta pieza no se vuelve a mencionar en la bibliografía especializada.

De cada una de estas familias sólo se conoce un monedero con excepción de la Papia, de la que se conocen dos: padre e hijo.

Inicialmente los oficiales encargados de la moneda no colocaban en los cuños nada que los identificara pero más adelante empezaron a poner símbolos propios. Con el tiempo incluyeron los nombres abreviados del monedero y se introdujo el uso de colocar, como temas de las monedas, eventos históricos o mitológicos relacionado con la familia del funcionario. Esta costumbre ha permitido que a través de las monedas se pueda conocer o confirmar episodios interesantes de la historia temprana de Roma. En estas líneas se intenta resaltar la relación entre los diseños monetarios de carácter mitológico y los orígenes familiares de los monederos. La historia de los antepasados era de suma importancia para los romanos y publicitarla aumentaba el prestigio familiar. La numismática juega un importante rol en el conocimiento de las familias romanas ya que algunas de estas sólo se conocen a través de las monedas. Hay casos también en los que el monedero y otros miembros de su familia son bien conocidos pero las monedas confirman o amplían el conocimiento que de ellas se tiene.

El monedero más antiguo del que se trata en esta nota es Caius Renius  (138 a.C.) de familia desconocida y que como se explicará más adelante estaría mencionado en una inscripción encontrada en Lanuvium. De los Thorius se conoce a un tribuno del pueblo del año 111 a.C. llamado S P Thorius Balbus, y al autor del denario acuñado en el 105 a.C. Lucius Thorius Balbus, que muestra en el anverso a Juno Sospita con la inscripción I.S.M.R. que significa “Iunoni Sospitae Magnae Reginae" [3] y en el reverso presenta a un toro embistiendo, lo que generalmente hace decir a los autores que es una referencia directa al nombre del acuñador. Cohen explica, sin embargo, que la relación es por la palabra griega θoupoς o θopoς  que significa impetuoso (o bravo), y no tiene nada que ver con la palabra latina taurus. Este acuñador es el mismo que, según anota Cohen citando a Cavedoni, habría peleado en España durante la guerra de Sertorio y que habría sido derrotado en el 78 a.C. por Hirtuleyo.  Se decía de él que era aficionado a los placeres y se burlaba de los ritos religiosos [4]. La familia Procilia era plebeya y los especialistas consideran que el monedero L Procilius podría ser el historiador a que hacen referencia Plinio y Cicerón y del cual no se conoce el sobrenombre [5]. Lucius Papius (79 a.C.) y Lucius Papius Celsus (45 a.C.) pertenecían a la familia plebeya Papia. El segundo sería hijo del primero aunque hay quienes opinan que era hijo de Gaius Papius, tribuno del pueblo en el 68 a.C. y autor de la ley contra los extranjeros [6]. De la familia Roscia, también plebeya, se conoce la existencia de algunos miembros. Así, L. Roscius fue enviado como embajador a Fidenes y asesinado con sus compañeros. Por ello mereció que se le erigiese una estatua en Roma en el 438 a.C. Quintus Roscius fue un cómico citado por Cicerón y Lucius Roscius Otho fue tribuno del pueblo en el 67 a.C.  El monedero Lucius Roscius Fabatus fue pretor en el año 49 a.C. y murió en la guerra de Modena en el 43 a.C. [7]. Quintus Cornuficio acuñó sus monedas siendo gobernador de África probablemente en el 44 o 43 a.C. Cronológicamente las última de las monedas que hacen referencia a Lanuvium son las de la familia patricia, Mettia. Fue un Mettius Fuffetius quien organizó el duelo entre los Horacios y los Curiacios siendo dictador en Alba Longa. Marcus Mettius (44 a.C.) fue el único acuñador de la familia. Había sido lugarteniente de César y en una misión diplomática como embajador ante el jefe de la confederación germánica, fue hecho prisionero. Posteriormente César derrotó a los germanos y lo rescató [8]. Como acuñador formó parte del primer grupo de IV VIR, una reforma de César por la cual los acuñadores pasaron de ser tres a ser cuatro, probablemente con la intención de contar con más monedas para sus campañas militares.

Existía en Lanuvium un antiguo culto de origen etrusco a la diosa Juno Caprotina también llamada Juno Sospita y Juno Lanuviana por haber sido originario de esta ciudad. Juno Sospita, cuyo nombre significa “La salvadora" tenía además de su templo en Lanuvium uno en el Foro Holitorio de Roma y su fiesta se celebraba allí el primero de febrero. Aunque era la misma, a Juno Caprotina la celebraban en el festival de Nonae Caprotinae, el 7 de julio.

Es por esta devoción a la diosa Lanuviana que las familias Papia, Procilia, Thoria, Mettia y Roscia presentan en el anverso de sus monedas el retrato de Juno tocada con piel de cabra en la que destacan los cuernos y que relacionan a la diosa con su carácter militar ya que era desde tiempos griegos un adorno que gustaba vestir a los soldados.[9] En los denarios de Lucius Procilius acuñados en el 80 a.C., además de la cabeza de juno que aparece en uno de ellos, muestran, al reverso la diosa con lanza y escudo tocada con la piel de cabra. En una de las monedas Juno está conduciendo una biga y a los pies de los caballos se aprecia una serpiente, elemento propio del mito relacionado a su templo que se describirá más adelante. En la otra moneda de éste acuñador, la diosa está de pié en actitud de lanzar la jabalina y la serpiente esta a su derecha. Las monedas de la familia Cornuficia, de las cuales hay tres denarios y un áureo con la temática que interesa,  fueron acuñadas por Quintus Cornuficius. Este monedero fue pretor en el año 66 a.C. y pretendió el consulado el mismo año que Cicerón y perdió. Alcanzó el título religioso de Augur y como tal se presenta en las monedas. Era hombre de toda confianza de Julio César  y fue enviado por él a Iliria en el año 48 a.C. donde por su valentía habría conseguido el título de Imperator (general) que aparece en sus monedas. Posteriormente, según Cicerón, fue enviado a Siria y llegó a gobernar África como propretor.  A la muerte  de César se puso al lado de los conjurados y se enfrentó a los triunviros muriendo en la batalla que sostuvo contra Sextio quien había sido nombrado gobernador de la nueva África.  Los Anversos de su moneda de oro y una de plata muestran a Júpiter Amón, y en los otros dos denarios en una destaca la cabeza de Ceres  y en la otra la de África tocada con piel de elefante. Las cuatro piezas llevan como reverso una escena en la que Quintus Cornuficius, con su toga de augur y sosteniendo un lituus [10], es coronado por Juno Sospita que lleva un cuervo sobre el hombro o sobre el escudo.  El cuervo es una figura interesante porque si bien está relacionado a la figura de los augures, hay además una referencia puntual de Tito Livio [11], según la cual un cuervo descendió en el templo de Juno.

Una referencia más elaborada a Juno Sospita aparece en el reverso del denario de Caius Renius de la familia Renia, en el que la diosa se presenta guiando una biga tirada por machos cabríos. Este mismo monedero también fue autor de dos piezas de bronce, un semis y un quadrans, catalogadas por Saúl Domingo, que en el reverso presentan una proa de galera sobre la que hay un macho cabrío [12]. El que los Renii hayan escogido estos elementos para la moneda ha hecho pensar a los estudiosos sobre su origen Lanuviano, lo cual parece confirmado por una inscripción encontrada en una lápida en las ruinas de esa ciudad, donde se menciona a un tal C. Reni C. f . Laetus [13].

La leyenda de la fundación mítica de la ciudad contada al principio de estas líneas también está presente en la moneda. Es en este caso en los dos denarios de Lucius Papius Celsus acuñados hacia el 45 a.C. donde se muestra al lobo con el leño y al águila avivando el fuego.

La tercera de las leyendas relacionadas con Lanuvium es la del dragón protector que vivía en una cueva cercana a la ciudad y asociado al templo de Juno. Una vez al año, en la primavera, se celebraba un culto que consistía en que una doncella debía descender a la cueva llevando una canasta de comida al monstruo. El escritor Propercio, citado por Cohen, comenta este rito de esta manera:

"Desde tiempo inmemorial esta ciudad está bajo la protección de un viejo dragón, y nadie quiere perderse el momento de la ceremonia anual en que tiene lugar el descenso religioso y precipitado a su guarida tenebrosa".

"Todo puedes temerlo joven virgen encargada de penetrar en ella, cuando el monstruo hambriento exige el tributo anual de su comida silbando desde el fondo de la caverna. Las jóvenes cuyo peligroso ministerio consiste en descender allí, palidecen de espanto al abrirse sus inflamadas fauces.  Se apodera ávidamente de la ofrenda, y poco falta para que el cesto se les caiga de las temblorosas manos. Si son castas, regresan a los brazos paternos y el labrador exclama: Tendremos una buena cosecha" [14].

La referencia a la leyenda de la joven y el dragón aparece en un denario de Lucius Roscius Fabatus acuñado en el año 64 a.C. y en un quinario de Lucius Papius Celsus del 45 a.C. L. Rocius fue quaestor de Julio César en la Galia Cisalpina, y es mencionado en los Comentarios entre los legati de la Legión XIII [15].

Un detalle a tomar en cuenta es que en la moneda aparece la joven haciendo su ofrenda no a un dragón sino a una serpiente y eso se explicaría por la abundancia de serpientes que hay en la región llegando, según indican y repiten los textos consultados, a anidar en los fogones de las casas. Que sea esa la razón para el cambio o sólo la libertad artística sería cosa de debate.

El caso de las monedas republicanas relacionadas a Lanuvium sirve no solamente para revisar la frondosa mitología romana de una ciudad particular, sino para apreciar las posibilidades de investigación que esas tempranas piezas ofrecen al historiador.

 

Familia Rennia

 Caius Renius (138 a.C.)
Craw. 231-1, Cal. 1230, Syd. 432, FCC 1088

Familia Thoria

Lucius Thorius Balbus (105 a.C.)
Craw. 316-1, Cal. 1300, Syd. 598, FCC 1141


Familia Procilia

Lucius Procilius (80 a.C.)
Craw. 379/2, Cal. 1226, Syd. 771, FCC 1083


Familia Procilia

Lucius Procilius (80 a.C.)
Craw. 379-2, Cal. 1225, Syd. 772, FCC 1082


Familia Papia

Lucius Papius (79 a.C.)
Craw. 384-1, Cal. 1057, Syd. 733, FCC 952


Familia Papia

Lucius Papius (45 a.C.)
Craw. 472/1, Cal. 1058, Syd. 964 FCC 954


Familia Roscia

Lucius Roscius Fabatus (64 a.C.)
Craw. 412-1, Cal. 1231, Syd. 915, FCC 1090


Familia Mettia

Lucius Roscius Fabatus (44 a.C.)


Familia Cornuficia

Quintus Cornuficius (42 a.C.)
Craw. 509/5, Cal. 512, Syd. 1354, FCC 650

   

 

[1].- Traducción libre de los textos de H.A. Seaby. Roman Silver Coins. Vol. 1 1967. p. 71,  de Cohen H. Descripción general de las monedas de la República Romana.  Paris – Londres 1857. Edición facsimilar, Madrid 1996. p.240  y de Alteri: G. Tipologia delle monete della repubblica di Roma, Città del Vaticano, Biblioteca Apostolica Vaticana 1990. Volver al texto

[2].- Cohen H. En p.216, pieza 5 pero remite inmediatamente a su disertación en la pag. XXIV donde dice:  "Esta medalla se halla grabada en la obra de Mionet, tomo I página 81. A pesar de ello, estoy persuadido de que es una medalla fundida". Volver al texto

[3].- Cohen H. Op. Cit. p.323. Stevenson dice: Juno Sispita or Sospita Maxima Reginae as it is expressed on denarii of Thorius Balbus  p. 496, y remite a la pagina 488 donde se lee Juno Sispita, or Sospita Magna Regina.  Finalmente Saúl Domingo en Catálogo general de la moneda romana: 1 República.  Alerón Ediciones. Valencia, 1983  p. 197, dice: “Juno Sispes Mater Regina". Volver al texto

[4].- Cohen, H. Op cit. p. 312. Volver al texto

[5].- Domingo, Saúl. Catálogo general de la moneda romana. I. República. Valencia, Aldón Edic. 1983. p. 184. Volver al texto

[6].- Cohen, H.  Op. Cit. p.240 Volver al texto

[7].- Ibid. p. 279. Volver al texto

[8].- Domingo, Saúl. Op. Cit. p. 161. Volver al texto

[9].- “Comunque appare indubbia la identificazione di codesta Juno Caprotina con la Juno che sotto il nome di Sospita o Sispita Mater Regina ebbe sede e tempio famosissimo fino dal VII sec. a. C. in Lanuvio"(http://it.geocities.com/tidelar/Juno_Caprotina.htm) Volver al texto

[10].- Litus o “Lituus auguralis" es un instrumento en forma de vara que el augur sostiene en la mano mientras hace las mediaciones del cielo. Volver al texto

[11].- Tito Livio.  Historia de Roma  (Ab Urbe Condita)  Libro XXI Capítulo 62 [218 a.C.]. Volver al texto

[12].- Domingo, Saúl. Op. Cit. p.251.  La pieza, un Semis, que ilustra Saúl Domingo está depositada en el Museo de Nápoles con el Numero de inventario 112863, El Kestner Museum de Hanover, tiene dos cuadrantes, que fueron las que conoció Crawford.  Bahrfeld estudió y fotografió otro ejemplar al que se le ha perdido la pista, y que es de idéntico cuño al del museo de Nápoles. Volver al texto

[13].- CIL (Corpus Inscriptionum Latinarum). G. Marini, Gli atti e monumenti de fratelli arvali, 61-62= CIL x, 6493. Es una lápida de principios del imperio y se encontraba entre Tres Tabernae y el Forum Apio. Volver al texto

[14].- Cohen, H. Op- Cit. p.279. También G. Alteri, en "Tipologia delle monete della repubblica di Roma", Città del Vaticano, Biblioteca  Apostolica Vaticana 1990., indica que Eliano describió el mismo mito. Volver al texto

[15].- Stevenson, Seth William. Dictionary of Roman Coins. London, 1889. Reimpresión  Seaby Ltd. 1964. p.700. Volver al texto

 

Lima (Perú), 01 de agosto de 2006

Eduardo Dargent

 

 


Otros artículos / libros de

Tesorillo.com
 
Alegoría de Hispania
Algunas imitaciones singulares:
El caso de la enigmática evolución de los AE2 del tipo REPARATIO REIPVB
Algunos denarios forrados singulares
Apertura de la exposición Edouard Louvet - BCP (Lima)
Catálogo de las monedas romanas emitidas en el siglo IV durante los Festivales de Isis
Catalogue of Festival of Isis Coinage. Rome, fourth century A.D.  
Cecas del Bajo Imperio Romano (317-498)
Contramarcas en las monedas de Hispania Antigua
Dificultades que plantea el estudio de la historia monetaria sueva
Dos piezas singulares: Un enigmático uso de la contramarca "CR"
Errores y defectos en la numismática antigua
¿Es falso mi denario? Guía para la autentificación de las monedas de plata de la Antigüedad
Estateras de plata de los sátrapas persas de Tarsos (Cilicia)
Galería de bronces del Bajo Imperio
Galería de contramarcas hispánicas
Guía de identificación de las monedas de bronce del Bajo Imperio Romano
Identifying Late Roman Bronze Coins  
Introducción a la numismática antigua
Jinetes sin escudo. Las representaciones ecuestres de la Citerior
Juegos de numismática antigua
La acuñación de oro en la Antigüedad
La moneda romana: Su clasificación y estudio por medio de Internet (UNED - Mérida)
Lanuvium: cuna de siete familias de monederos republicanos
Las Casas de Moneda españolas en América del Sur
Las monedas bilingües en la Antigüedad
Las monedas de "Iberia-Hispania-Spania"
Las monedas forradas en la Antigüedad
La traducción de las palabras codificadas: AEQVITI, IOBI y HPKOYΛI
Last Civic Coinages of The Roman Empire (c. 312 A.D.)  
Los animales en la moneda antigua
Mapas históricos del Bajo Imperio Romano
Marcas, contramarcas y monogramas en las monedas bizantinas
Marcas, contramarcas y reacuñaciones en las monedas de la Antigüedad
Nuevo denario de las Guerras Civiles (68-69 d.C.)
Presentación de Tesorillo.com en la revista "El Quinzet" - PDF
Representaciones arquitectónicas en las monedas de Hispania
Sistemas de representación arquitectónica en la numismática romana
Técnicas instrumentales aplicadas a la metalurgia numismática
Últimas acuñaciones cívicas del Imperio Romano (c. 312 d.C.)
Una moneda singular:
AE norteafricano contramarcado con la "cabeza de águila" de la Tarraconense
Una moneda singular: ¿Cuántos siglos separan al emperador de su león rampante?